WILLIAMS EL CERRAJERO REGRESÓ A COSOLEACAQUE; AHORA ES COMPOSITOR Y ENTREGARÁ SU VIDA A DIOS

Redacción Mari Carmen Rosas Alcalá. Tomado de Agencia Informativa Alor Noticias.

Cosoleacaque, Ver. 10 de septiembre 2021.- William Gabriel Moreno Mateo regresó a Cosoleacaque, después de seis meses que estuvo en prisión en la cárcel de Altamira Tamaulipas por el cargo de multihomicidio.

El error del cerrajero fue haber aceptado un celular como pago por un trabajo que realizó en el fraccionamiento Los Mangos, sin saber que el teléfono era de uno de los niños que fueron asesinados junto a su madre el pasado 13 de marzo.

Y el 24 de marzo fue vinculado a proceso por presuntamente haber asesinado a Rosa María y a sus dos niños. Y aunque se comprobó su inocencia y el juez le otorgó la libertad el 7 de septiembre, la vida de William ha cambiado.

El daño psicológico le ha marcado, esos meses en prisión lejos de su gente, de sus amigos, de su anciana madre, que a pesar de la edad realizaba mole, tamales, venta de ropa que la gente donaba para recaudar dinero y poder llevarle a William, jabón, papel de baño y otras cosas  que pedían en el penal.

«Al principio me trataron mal, les entiendo creían que había matado a una mujer y a sus dos hijos, gracias a Dios pronto se fue descubriendo la verdad, pero aún me tenían preso, yo llegue a pensar que no saldría», relata William, quien se aferró a Dios y a la música y compuso diversas canciones, y nos comparte una estrofa del corrido que pretende grabar próximamente.

«Me arrancaron de mi pueblo de la manera más cruel, soy un hombre de trabajo y que respeta la ley, nunca he lastimado a nadie, nunca lo voy hacer. En el penal de Altamira hay más respeto que afuera sin conocerse se ayudan como hermanos de a de veras…»

Por el asesinato de Rosa María y sus niños hay dos mujeres detenidas, y son las que le entregaron el celular a William.

La señora Joaquina Mateo Flores, madre de William, por fin ha vuelto a tener a su hijo en su humilde casa. «Ha llegado diferente, ahora está enfermo, adelgazó, y si hubiera estado más tiempo en la cárcel estoy segura que hubiera muerto», expresa entre lágrimas.

Y es que William de talla 36 ahora es 32, sufre de problemas de salud, y está medicado. En el interior de la cárcel tuvo dos pre infartos. Estuvo a punto de perder el otro ojo.

La distancia de Veracruz a Tamaulipas solo le permitía ver a su hermana cada mes. Esto por los gastos económicos que una visita representaba y la familia es de escasos recursos.

«Después de la tormenta viene la calma», comenta William quien dijo que se bautizará entregando su vida por completo a Dios,  y no deja de agradecer a toda la gente que le apoyo en las colectas sin conocerle y que le brindo apoyo a su familia.

La abogada Victoria Eugenia Morales Aguirre expresó a medios de comunicación que si William desea poner una denuncia para la reparación de daños le seguirá brindado su apoyo desinteresado.

Mientras tanto, amigos organizan un festejo por el cumpleaños 50 de William, y será este domingo a las dos de la tarde en el taller ubicado en la carretera Transístmica de Cosoleacaque al lado del INE, en donde se realizaban las manifestaciones para exigir su libertad ahora festejarán que hubo justicia para un inocente trabajador.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.