PRÍNCIPE FELIPE ES DESPEDIDO POR LA FAMILIA REAL EN UN SENTIDO FUNERAL

Tomado de Publimetro

El príncipe Felipe de Inglaterra fue recordado como un hombre de “valor, fuerza y fe” este sábado, en el funeral que se celebra en el Castillo de Windsor. Rinde homenaje tanto a su servicio en la Marina Real como su apoyo a la reina Isabel II durante tres cuartos de siglo.

El duque de Edimburgo, que falleció el 9 de abril a los 99 años, tras 73 de matrimonio, descansará en la Bóveda Real del Castillo de Windsor luego de un funeral impregnado de tradición militar y real, que se ha reducido y mostrará su propia personalidad.

Las restricciones por el coronavirus solo permitieron en lugar 800 invitados incluidos originalmente en los planes para su funeral. La capilla de San Jorge alberga a apenas 30, incluyendo su esposa, sus cuatro hijos y sus ocho nietos.

Muchos de los elementos de la ceremonia han seguido el protocolo militar y real, desde los miembros de las fuerzas armadas que hicieron guardia en la ruta de la comitiva fúnebre, a las salvas y la presencia del gorro y la espada de Felipe sobre el féretro.

En el acto participen más de 700 efectivos del ejército, incluyendo bandas militares, cornetines de la Marina y una guardia de honor con miembros de todovs los ejércitos.

Para evitar la congregación de multitudes en plena pandemia, la procesión fúnebre y la misa se celebran dentro de los terrenos del castillo, una residencia real de 950 años de antigüedad a unos 30 kms (20 millas) al oeste de Londres.

Felipe estuvo muy involucrado en la planificación de su funeral, que refleja algunos aspectos de su personalidad, como su amor por las camionetas Land Rover. El duque de Edimburgo manejó varias versiones del auto durante décadas hasta que se vio obligado a entregar su licencia a los 97 años luego de un accidente. Su cuerpo fue trasladado hasta la capilla en un Defender modificado que él mismo diseñó.

Los hijos de Felipe e Isabel — los príncipes Carlos, Ana, Andrés y Eduardo — caminaron detrás del auto. También lo hicieron sus nietos el príncipe Guillermo y el príncipe Enrique, aunque no uno al lado del oro.

Los hermanos, cuya relación se ha enfriado tras la decisión de Enrique de renunciar a sus deberes reales y mudarse a California, flanquearon a su primo Peter Phillips, hijo de la princesa Ana.

Las bandas de las fuerzas armadas interpretaron himnos y música clásica antes de la misa en honor del Príncipe Felipe, precedida por un minuto de silencio en todo el país.

En el interior de la capilla gótica, que durante siglos ha sido escenario de bodas y funerales, la misa fue de carácter sencillo y sombrío. A petición del duque no hubo sermón, y por protocolo real no existieron elegías ni lecturas familiares.

También podría gustarte

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.